En la actualidad cada vez estamos más concienciados sobre lo importante que es mantener un estilo de vida saludable. Esto pasa, entre otros aspectos, por cuidar nuestra alimentación. La expresión “somos lo que comemos” ha dejado de ser una frase hecha para ser una realidad sobre lo que supone para nuestro organismo nuestras decisiones alimentarias. Por eso, una de las mejores alternativas que tienes, es optar por el menú semanal a domicilio de esto es comer comer y dejar de preocuparte por tener que pensar en cómo disfrutar de una dieta equilibrada.

No es lo mismo comer cualquier cosa que comer bien teniendo hábitos saludables. Lo más importante es estar convencido de tomar la decisión. Será la única forma de llevarla a cabo y no flaquear en el intento. Cuando estás seguro de hacerlo y conoces todos los beneficios, podrás conseguirlo fácilmente.

Lo siguiente, es tener claro que comer comida casera de manera saludable tiene que ser sinónimo de comer variado y rico, sin tener que renunciar al sabor. Imagínate un menú en el que incluyes tomates rellenos de verduras, unas alubias con codornices o un buen pescado al horno.

Si, es complicado tener que pensar en los menús, comprar los alimentos necesarios y después cocinarlos. Pero esto es comer comer puede ayudarte, ya que en su carta semanal tienes una gran variedad de platos que combinan carnes, pescados, verduras, legumbres e incluso platos veganos, sin tener que preocuparte por pensar en recetas, sin tener que ir al supermercado y lo más importante, sin tener que cocinar. En el momento en que descubras lo rico que es alimentarte de manera sana y se convierta en una práctica habitual no podrás dejar de hacerlo.

Fíjate qué alimentos comes

Ten en cuenta que el consumo frecuente de alimentos sanos y equilibrados te permitirá encontrarte mejor. Una dieta variada que incluya todos los nutrientes que necesitas te hará sentir mejor por fuera, pero también por dentro. Es el modo más eficaz de estar sano, estar en buena forma física e incluso de descansar mejor por las noches.

Sabiendo esto, ahora te preguntarás: ¿cómo hacerlo? Pues básicamente prestando atención a aquello que comes. Las elaboraciones industriales, el exceso de grasas y frituras y los restaurantes de comida rápida son todo lo opuesto a una alimentación sana.

Con eso no te queremos decir que no tomes hamburguesas, pero ¿qué te parece comerte una hamburguesa como si la hicieras tú mismo? O aún mejor: como si la hiciera tu abuela, con los ingredientes que elijas y sabiendo siempre qué estás comiendo y qué es lo que te aporta.

La mejor manera de saber qué estás comiendo es fijándote en lo que compras. Mira las etiquetas de lo que coges en el supermercado, pregunta a tu tendero de confianza y no temas probar cosas nuevas, ya sean platos que no conocías o elaboraciones nunca probadas.

La comida casera, clave de una buena alimentación

No cabe duda que la comida casera es una de las mejores elecciones cuando te has propuesto llevar una alimentación saludable. En todo momento sabes qué alimentos tomas y todo sabe a lo que debe saber. Tienes control sobre todo y sin conservantes ni colorantes. Cuanto más implicado estés en el proceso, más sano será lo que comes.

Si no tienes tiempo, o ganas, de pasarte horas en la cocina, o simplemente no sabes cocinar, la solución para no renunciar a una alimentación saludable pasa por nuestros menús semanales de comida casera. Los elaboramos al modo tradicional y usando únicamente productos de primera calidad. Elegimos productos de temporada y siempre pensando en qué es lo más adecuados para nuestros consumidores cuando van a pedir comida a domicilio.

Cuidamos al detalle todo el proceso para que las cualidades de los alimentos utilizados, sus nutrientes y su sabor se conserven hasta que tú los consumas, incluso hasta dos semanas después de su cocinado. Tú únicamente tienes que preocuparte por conservarlos en el refrigerador hasta que quieras disfrutarlos, porque esto es comer comer es la diferencia entre (solo) comer y comer bien bien.