Aunque a simple vista nos pueda parecer que la comida a domicilio es algo que se inventó en el siglo XX y que en los últimos años no ha dejado de evolucionar, en realidad tiene bastante más historia. ¿Sabías que en la antigua Roma ya había vendedores ambulantes que ofrecían en la calle sus elaboraciones culinarias ya preparadas y que la gente se llevaba para comer en otro sitio?

Es una versión bastante más simple y rudimentaria de lo que conocemos ahora como take away, pero que vendría a ser uno de los primeros pasos que se dieron hasta llegar a los menús semanales a domicilio de Esto es comer comer que puedes disfrutar actualmente.

Fish and chips y hamburguesas

No cabe duda que fue a partir del siglo XIX, y por todos los cambios que vinieron con él, cuando se popularizó comprar comida ya preparada y llevársela a casa para disfrutarla. Los fish and chips o las hamburguesas son algunas de esas elaboraciones que se hicieron populares durante la revolución industrial. Resultaban muy económicas para los obreros y no tenían necesidad de preocuparse por ponerse a cocinar al salir de la fábrica.

Desde entonces el ritmo de vida se ha hecho cada vez más y más frenético, por lo que este tipo de posibilidades que ayudan a ganar tiempo fueron ganando adeptos e implementándose. Si nos fijamos, son el mismo tipo de elaboraciones que asociamos al pensar hoy en día en comida a domicilio: hamburguesas, pizzas, etc.

A principios del siglo XIX empiezan a abrir en diversas ciudades del mundo restaurantes en que se puede comprar comida para llevar, en muchos casos con una ventana de por medio. Años después vendría la posibilidad de adquirirla sin bajarse del coche y, más tarde, la entrega a domicilio. Ya no era necesario ir a por la comida, bastaba con una llamada de teléfono y esperar a que el repartidor te la entregara en la puerta de tu casa.

Como comentábamos antes, estas elaboraciones tenían en común ser platos sencillos, saciantes y que había que consumir en el instante de comida casera en Madrid. De ahí que se asociaran con la considerada como comida fast food.

Imagen que contiene comida, tazón, tabla, plátano

Descripción generada automáticamente

La llegada de la comida casera

Sin embargo, en los últimos años el avance ha sido hacia otro tipo de preparaciones, más saludables, que ofrecen aún mayores comodidades a quienes las compran. Con los menús semanales a domicilio, en apenas unos minutos, puedes adquirir elaboraciones caseras para varios días. Y recibe tu comida a domicilio en Madrid donde tú quieras, ya sea tu casa o lugar de trabajo.

Si no tienes tiempo o ganas de ponerte a cocinar no tienes que conformarte con comer solo pizzas y hamburguesas, sino que puedes seguir una dieta saludable y variada. Con nuestras recetas tradicionales puedes elegir entre una amplia variedad de propuestas, cocinadas con el mismo mimo, cariño y productos de primera calidad que lo harían tu madre o abuela.

La cocina casera se ha convertido en el último escalón de las preparaciones para llevar. Y, además, conjuga todas las bondades del traslado a casa con los beneficios de disfrutar de las mejores recetas tradicionales sin poner un pie en la cocina.