Seguro que eres consciente de que una correcta alimentación es clave para disfrutar de un buen estado de salud. Hemos de evitar la comida precocinada, las grasas saturadas, no abusar del azúcar ni del alcohol….. Y, como no, apostar por las recetas elaboradas con ingredientes naturales y de calidad como los que usamos para preparar nuestra comida casera en Madrid.

Comenzamos por repasar los beneficios de adoptar unos hábitos alimenticios saludables: 

  • Proporciona defensas contra muchas enfermedades.
  • Previene la osteoporosis (pérdida de masa ósea).
  • Contribuye a evitar enfermedades del corazón.
  • Mejora el rendimiento intelectual.
  • Mejora el aspecto físico.

Una buena alimentación sumada al ejercicio físico regular mantendrá nuestro cuerpo en forma. Y no estamos hablando únicamente de una cuestión de estética. Hay que tener claro que, aunque hoy en día se hable mucho de los llamados “superalimentos”, no existe ningún alimento que contenga todos los nutrientes que necesitamos. Lo que hay que hacer es seguir una dieta equilibrada en la que se combinen todos ellos. Seguro que has visto en más de una ocasión la pirámide que mostramos bajo estas líneas. En ella, los alimentos están clasificados según la función que realicen en el organismo y los nutrientes que contengan. 

  • Pan, cereales, arroz y pasta: contienen muchos hidratos de carbono y algunas proteínas. Proporcionan la energía necesaria para mantener una adecuada temperatura corporal y realizar las actividades habituales.
  • Frutas, verduras, hortalizas: contienen importantes cantidades de minerales y vitaminas y también mucha fibra. Facilitan y controlan los procesos metabólicos esenciales del organismo.
  • Leche y productos lácteos: alto contenido de calcio y proteínas animales. Ayudan a formar los tejidos del organismo durante el crecimiento y a reponer el continuo desgaste de los tejidos ya existentes.
  • Carnes, pescado y huevos: fuente principal de proteínas de origen animal. Desempeñan una función plástica.
  • Grasas y aceites: no todas las grasas son perjudiciales. De hecho son necesarias porque contienen sustancias imprescindibles para el organismo y para el transporte de algunas vitaminas. Desempeñan por eso una función energética.
  • Legumbres, patatas y frutos secos: combinan las tres funciones anteriores: energética, plástica y reguladora. 

Diferencias entre alimentación y nutrición

La alimentación es un acto consciente, voluntario, educable y social. En cambio, la nutrición es un acto involuntario, inconsciente y que comprende los procesos fisiológicos de digestión, absorción, transporte, utilización y eliminación de los nutrientes.

Los nutrientes que necesitamos son: 

  • Proteínas.
  • Hidratos de carbono o glúcidos.
  • Lípidos o grasas.
  • Vitaminas.
  • Minerales.

Comer bien no es tan complicado

Para llevar una dieta equilibrada es importante conocer el contenido de nutrientes y la carga calórica de los platos que incluimos en nuestro día a día, información disponible en la web de Comer Comer. En la dieta deben estar presentes todos los alimentos de la pirámide alimentaria que hemos visto antes. Disminuyendo, en la medida de lo posible, dulces, bollería, golosinas, fast food y refrescos. De todos modos, no podemos obsesionarnos con contar las calorías continuamente. Podemos interiorizar estos consejos, fáciles de respetar si confiamos en los platos de Comer Comer. 

  • Consumir todos los días verduras y  hortalizas.
  • Tomar fruta fresca a diario.
  • Comer legumbres al menos 2 veces a la semana. Por ejemplo, nuestras riquísimas lentejas guisadas con chorizo.
  • Procurar que el aceite de oliva sea la principal grasa de la dieta, para cocinar y para aliñar.
  • Tomar diariamente leche, yogures o quesos bajos en grasa. Es imprescindible para favorecer la mineralización ósea y prevenir la osteoporosis.
  • Comer pescado varias veces a la semana, tanto blanco como azul.
  • No abusar de las carnes muy grasas (rojas, embutidos, tocino). Mejor priorizar la carne magra. 
  • No abusar de la sal.
  • Beber al día unos dos litros de agua. 
  • Moderar el consumo de dulces, pastelería, bollería industrial y de fast food.