Podemos decir con orgullo y seguridad que nuestra comida casera a domicilio en Madrid se enmarca en lo que se conoce como real fooding. ¿De qué estamos hablando? ¿Qué ventajas aporta? ¿Cuáles son sus fundamentos? Lo vemos todo en las siguientes líneas. 

El creador del movimiento real fooding fue el dietista-nutricionista Carlos Ríos. En 2017 volcó su experiencia y conocimientos en la creación de este movimiento. Definió este concepto como “un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los ultraprocesados”. Los real fooders no siguen una dieta específica para, por ejemplo perder peso. Lo que hacen es comer comida real, cuidar de su salud y disfrutar delante de un plato. 

Bases del real fooding

  1. Apostar por la comida real: la que no está procesada. Incluye algunos grupos de alimentos básicos como las verduras, las hortalizas y las frutas, los frutos secos, los tubérculos, los huevos, las carnes sin procesar, la leche fresca o las especias y semillas. Alimentos de temporada y frescos como los que en Comer Comer usamos para todas nuestras elaboraciones. 
  1. Incluir buenos procesados en la dieta: sin que afecte a sus propiedades saludables. Por ejemplo, el aceite de oliva, las legumbres, el jamón ibérico, las frutas congeladas, el pescado enlatado o el chocolate negro casi puro.  
  1. Evitar los ultraprocesados: preparados industriales listos para ser consumidos. Por ejemplo, zumos envasados, lácteos azucarados, precocinados, patatas fritas de bolsa, salsas comerciales, etc. 

Como ves, es un estilo de vida, movimiento o tendencia basado en consumir comida de verdad y evitar los ultraprocesados. Se trata de consumir más productos frescos y comida preparada de forma saludable. No consiste en contar calorías y grasas, sino de valorar los alimentos en sí. Olvídate de la idea de que los alimentos etiquetados como “light”, “0%” y “saludables” realmente lo son. Sobre todo los productos destinados a un público infantil, contienen gran cantidad de azúcar y aditivos con un valor nutricional nulo. 

Pollo asado forma tradicional

Sacar los alimentos procesados de nuestras vidas 

Los procesados son el mayor enemigo de nuestra dieta. Muchas personas abusan de ellos porque resultan muy útiles para ahorrar tiempo, pero a la larga sufren las consecuencias sobre su salud. Muchos estudios han probado que el consumo de alimentos procesados con exceso de azúcares añadidos, sal y grasas saturadas es el primer factor de pérdida de salud y causa de enfermedades como diabetes y demás patologías relacionadas con el sobrepeso y la obesidad. El abuso de este tipo de productos representa casi la mitad de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cánceres de estómago y colon. La comida procesada representa el 70% de la alimentación en España y en Comer Comer queremos acabar con esa tendencia ofreciendo comida casera, comida de verdad. 

Visibilizar la comida real

Para luchar contra los procesados hay que visibilizar la comida real. El movimiento real fooding, en un principio, buscó proporcionar herramientas y consejos nutricionales de la mano del nutricionista que impulsó esta corriente. Insistió desde sus inicios en que, si se procesa un alimento añadiendo azúcar, sal, harinas no integrales, aditivos o aceites vegetales refinados, se empeora, se convierte en un producto ultra procesado. Hay que fijarse en la etiqueta. La comida real es comida casera que suele llevar menos de cinco ingredientes y generalmente solo lleva uno, el propio alimento.

Hay algunos mitos que siempre han circulado sobre el real fooding. Por ejemplo, que los alimentos reales pueden ser insanos por contener más grasas saturadas, colesterol y azúcar.  Nada más lejos de la realidad. Alimentos reales como el huevo o el plátano son de todo menos dañinos. Representan alimentos completos con muchas propiedades beneficiosas. Otro mito, falsa idea a desterrar, es el que mantiene que los productos ultraprocesados son buenos con moderación o que son ricos en vitaminas, bajos en sal y grasas o light.